Siempre es más grande la promesa, que lo que Dios necesita de nosotros.

Cuando damos a Dios algo de parte nuestra, es como colocar una semilla en un campo fértil, la cual producirá frutos que sobreabunden.